El pacto contra México

La ideología conduce nuestra forma de ver el mundo, vivimos defendiendo nuestras ideas; las acciones y decisiones que luego tomamos encumbran lo que creemos.

Sea del color que sea, todos los partidos políticos cuentan con estatutos que debieran regir su forma de hacer política, para eso alguien creyó fuertemente en algo, luego escribió un conjunto de reglas y fundó un partido.

Tristemente en la clase política mexicana persiste la naturaleza camaleónica de cientos de políticos que sin vergüenza alguna pueden pertenecer a un partido pero no defender la ideología de éste. Aún recordamos al descarado de Fox apoyando fervientemente a Peña Nieto luego de que uno de sus lemas electorales fue “saquemos al PRI de los Pinos”.  Es indigno, es desleal, es traición y luego ya no queda nada.

Los partidos de oposición existen porque la relaciones adversarias son necesarias para contraponer puntos de vista, porque necesitamos políticos que incluyan las visiones e intereses de todos los que conformamos un país.

Toda democracia requiere de una oposición real y responsable; México no la tiene porque no es crítica, no cuestiona, a veces lo intentan, pero no lo logran porque no van en serio y terminan por pactar.

Sí, todos son iguales, porque los de derecha, centro y los que creíamos de izquierda se unieron, pero contra México.

Comentarios

Deja un comentario